El reinado de Felipe VI: ni urnas ni preguntas

La Monarquía es mucho más que un posado de verano, una disputa con la suegra o unos cuernos, es la jefatura del Estado de este país. Es una institución con un presupuesto prácticamente de 8 millones de euros anuales, que como todo el mundo sabe, es un cargo hereditario, y a sus futuras herederas las estamos preparando a base de impuestos tanto como las generaciones anteriores le dieron la mejor educación posible a Felipe VI.

La pregunta que valoraba del 0 al 10 la confianza en la Monarquía, como se valora a los Ayuntamientos, la Policía, los Sindicatos o el Tribunal Constitucional entre otras instituciones y organismos, apareció por última vez en el Barómetro Político de Abril de 2015, fue el primer examen demoscópico de Felipe (4’34), y mejoró la nota con respecto a la última que obtuvo su padre Juan Carlos (3’73) un año antes, pero muy lejos del notable alto (7’7) que se obtenía en los años 90, cuando las portadas de las revistas recogían una boda tras otra, bautizos, primer día de colegio de los infantes o a los fugaces noviazgos del heredero.

Para leer más pulsa el link 😉

https://blogs.publico.es/econonuestra/2018/08/20/el-reinado-de-felipe-vi-ni-urnas-ni-preguntas/

Anuncios

El optimismo desembarca en el CIS

Hoy sale el primer barómetro del CIS bajo la dirección de Tezanos, el analista de Ferraz al que acusan de sobreestimar al PSOE hasta en 8 puntos más que al resto de los partidos.

Obviando que opinión tenemos todos, y reconociendo a las decenas de profesionales de la Calle Montalbán me detendré en aquellos datos que se pasarán por alto.

Situación política

En el barómetro de junio, con Cristóbal Torres dirigiendo el Centro de Investigaciones Sociológicas, pero con la moción de censura dejando fuera de juego al Partido Popular, respecto al año anterior teníamos a más pesimistas que hoy, el porcentaje de personas que creen que la situación es mejor ahora que hace un año tras pasar un mes Sánchez en el Gobierno crece 6 puntos.

Los problemas del país

El paro se mantiene en la cúspide como hándicap tanto para el conjunto de la ciudadanía como problema que afecta de forma personal y directa.

Con el Partido Popular, el más condenado por corrupción de Europa, en la oposición, y con el currículum de buenas prácticas que aporta cada ministra del Gabinete, ha bajado la preocupación por la corrupción política.

Ya tampoco preocupa tanto como antes, tras ver que se ha podido llegar a echar al PP del ejecutivo tras las alianzas, la falta de acuerdos. Sorprendentemente baja la percepción y preocupación por la inestabilidad política, aunque sea el Presidente con menos diputados de la historia reciente.

La inmigración sube con fuerza, 8 puntos, teniendo perspectiva, es un tema de verano, el clima y la falta de otras noticias de interés hace que aumente la cuota de pantalla de las pateras a la deriva, también ayuda el discurso xenófobo de la derecha y que España haya sido el único país que ha querido acoger a quienes se ahogaban en el Mediterráneo huyendo de la miseria.

Cataluña

La preocupación por Cataluña se mantiene, pero si preguntamos que tipo de estados se prefiere, han bajado los adeptos de un estado centralista a costa de la subida de mantener el estado autonómico, incluso dotándolo de más competencias, pero sin que lleguen a ser estados independientes.

Voto

De esto habla todo el mundo, apasionante la amnesia selectiva. Crece un punto el porcentaje de gente que recuerda haber votado al Partido Popular, aunque los días de campo de la encuesta aún no estaba claro que ganase Casado, parece que quien dijo Ciudadanos hace un mes ahora recuerda que es un tipo de derechas sin complejos.

Respecto a los socialistas, eran los más afectados por la nebulosa, sube en cinco puntos el recuerdo de voto al PSOE, antes pensaban que eran de Podemos.

También han refrescado la memoria los votantes de ERC y de Compromís, parece los republicanos se benefician de la gestión en Cataluña y que en Valencia ya está de sobra consolidada la formación de Oltra.

Feminismo como ideología

Ya se había puesto en libertad a los violadores de la Manada, así que la eterna pugna en el 4% de personas que se creen feministas o ecologistas es superada en 3 décimas por el feminismo, aunque el ecologismo sigue siendo la segunda opción preferente, por delante del típico socialista-progresista.

Conservadores, democratacristianos y liberales son un 25% de los votantes, mientras que la suma de las izquierdas, incluyendo comunistas, superaría el 30%. Aquí se puede dar la vuelta si consideramos al 6% de socialdemócratas de derechas, al estilo luso.

El Partido Popular en la oposición

El partido más odiado sigue siendo el Partido Popular, seguido del Podemos, la polarización tiene estás consecuencias… y esa magia que el partido al que casi el 60% de la población no votaría nunca, acabe siendo la segunda fuera en intención de voto.

Apenas un 6% cree que tenga una buena gestión ahora que están en la oposición, y casi lo mismo que obtenía el Partido Socialista.

El Partido Socialista y Pedro Sánchez

La intención de voto a los socialistas se dispara, pero es muy importante observar la confianza que despierta Sánchez, un 28% de personas confían en él, prácticamente el doble que a Rajoy en el anterior barómetro político de Abril.

La simpatía al PSOE siempre ha sido más alta que la del resto, ahora mismo, es más que la suma del PP y de Ciudadanos, y casi 5 veces la de Podemos.

En la cocina del CIS (que es un pasillo con microondas y un vending) tras la suma de voto + simpatía, alcanza el PSOE el 27% de la intención de voto, algo fundamental para que la suma del PP (pre Casado) y Ciudadanos con un 26% no alcanzase el gobierno si Podemos aporta su 7% de nuevo a un presidente socialista, que nadie dude que ese, de ser, sería Sánchez.

De Podemos llegan nuevos votantes al Partido Socialista.

Si Tezanos ha tenido algo que ver, lo sabremos en las urnas.

Por primera vez en mucho tiempo hay un Ministro que aprueba, no cabe duda que el fichaje de Pedro Duque le dará muchas alegrías a Sánchez, en general, son bastante mejores estás valoraciones que las que recibía el Consejo de Ministros de Rajoy.

Entre las expresiones “izquierda-derecha”, aumenta el número de personas de izquierda, y ya parece más de izquierdas el PSOE, a pesar de que cuando gobierna, históricamente haya sido valorado escorado a la derecha.

Tras los discursos xenófobos de Casado y Rivera sería interesante ver como se sitúa a sus formaciones, pero en agosto no se pilla a nadie en casa, así que no busquen ese barómetro.

No me hables de cocina

plural.PNG

Empiezan a llegar a los grupos de WhatsApp de contenido político y militante las capturas de pantalla de la prensa nacional con el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).  El equipo de campo, las encuestadoras y encuestadores del CIS salieron a la calle entre el 1 y el 10 de abril, tras la Semana Santa que paraliza media España y el caso Máster que ha hecho moverse con rapidez a otra media.

La situación económica sigue teniendo una pésima valoración, y tenemos un 75’8% de pesimistas con respecto al presente y un 64’3% respecto al futuro. Ya empezamos mal la lectura.

En la parte política, los pesimistas llegan al 92’9% con respecto al futuro… No ven que con las triples elecciones de 2019 se vaya a solucionar nada.

(más…)

El voto terrorista

Hace ya cuatro años de aquel anuncio de ETA del cese de la violencia, un gesto vacío de contenido para muchos, pero que sin duda marcó la historia de la Democracia española para la mayoría de los ciudadanos, el terrorismo desaparecía de las encuestas del CIS. Hoy es un buen día para desempolvar apuntes, y analizar como aquello llamado voto terrorista determina la política vasca.

Aunque existe una opinión mayoritariamente negativa a cerca de los terroristas en España, son vistos como patriotas e idealistas por algunos ciudadanos vascos. En los inicios de la banda, se tendió a pensar que la violencia desparecería con la llegada de la Democracia, la firma de una Constitución, la amnistía a presos, el Estatuto de autonomía o las elecciones al Parlamento Vasco, pero esto fue llegando y la violencia siguió presente, y entonces se tendió a vislumbrar que llegaría su final con la incorporación de Navarra a Euskadi o con la independencia.

“La patria no es lugar donde se nace, sino donde se es libre”.

Mario Onaindía

La identidad en Euskadi se presenta en una suma cero, o se es patriota y se está con ETA o se es un traidor, poniendo a la población en la tesitura de elegir entre España o Euskadi. El terrorismo trató de alcanzar objetivos políticos mediante el uso de la violencia, pero paradójicamente ETA creaba y sigue presente en la creación de partidos políticos para participar en las elecciones.

Debemos analizar el fenómeno ETA en dos vertientes, por un lado se encuadra parcialmente en el contexto de las luchas revolucionarias por la “liberación nacional”; y por otro entre los actos criminales e irresponsables sin que exista entre los ciudadanos de Euskadi consenso para definirlos (Linz). La confusión, las posiciones ambiguas y la falta de una correlación total hacen el conflicto tan trágico y difícil.

Profundizando en la encuesta del CIS analizada por Linz, por provincias se rechaza la violencia en Álava, la más españolista, se considera al terrorista un títere; se radicaliza el apoyo en Guipuzcoa, donde les ven como idealistas y patriotas defensores de una causa política, y se queda Vizcaya en una posición intermedia. Las mujeres les consideran criminales en mayor medida que los hombres, en relación a la edad los jóvenes valoran de forma más positiva el terrorismo. Si analizamos en función del deseo de independencia, está directamente relacionada con la visión positiva del terrorismo.

Debemos tener en cuenta la importancia del factor miedo de la sociedad vasca, es la autonomía española con menos asociación y filiación debido al miedo que se ha implantado. Por ello la opinión pública no es toda la opinión, sino meramente la opinión pública aceptada, que no crea enemigos. La población vasca sucumbió bien por simpatía, bien por miedo a los chantajes de ETA, apareció una forma cruel de rechazo a los amenazados por la banda, en el momento en el que “aparecían en los papeles de la ETA”, eran condenados al destierro por parte de sus vecinos y amigos debido al miedo de que les vinculasen o que sufriese por extensión un atentado.

“Aguantar, aguantar, es el mejor camino para terminar con ETA. Mucho mejor que los policías de Rubalcaba. Aguantar la gente, y que vean la cara de la gente que no está de acuerdo.[…] Aguantar la vida de cada uno y seguir siendo lo que hemos sido y que no nos doblegue de ninguna manera a nadie. […] Ellos verán si toman valium o qué. Yo lo que creo es que hay que aguantar”.

Arzalluz

La estrategia electoral estuvo subordinada a la estrategia militar que tiene en este sentido dos direcciones: la violencia y la tregua. En lo que debemos detenernos es en la relación que puede existir entre el voto a formaciones HB y las treguas de la banda, ya que las últimas elecciones se han celebrado con un cese definitivo de la violencia. El terrorismo es más eficaz en las democracias porque la presión sobre la población se traduce en votos, y hace a los gobiernos más vulnerables a las demandas de los terroristas (Enders y Sadler 2006; Laitin & Shapiro, 2008: Nota 1:217). El gobierno debe encontrar la manera de frenar los asesinatos sobre la sociedad civil.

Debemos averiguar como afectan las estrategias electorales a los terroristas, ya que la supervivencia del grupo depende del apoyo que reciba, que pueda traducirse en militantes. Solo si erosionamos la asociación nacionalismo-independentista con terrorismo, con una redefinición de nacionalismo que negase a los terroristas su patriotismo, reduciría el apoyo social. La violencia ha atraído votos o no según los ataques hayan sido selectivos o indiscriminados. El aumento de la violencia gana votos cuando la base social lo relaciona con una demostración de fuerzas. La tregua se convoca para iniciar conversaciones con el Gobierno con el fin de alcanzar objetivos políticos. Los grupos terroristas asumen una serie de riesgos con esta opción ya que puede ceder demasiado y abandonar objetivos políticos. Al convocarse la tregua la base electoral se moviliza para recaudar apoyos y fortalecer a la banda en la mesa de negociación. Por otra parte, atrae a votantes moderados, que comparten los fines políticos pero no los medios violentos. Durante las treguas les desaparece ese sentimiento de culpabilidad al apoyar a un grupo violento.

El terror siempre será terror y seguirá presente en la vida de cada ciudadano y ciudadana de Euskadi que recuerde las manos blancas inundando las calles, los claveles y rosas sobre escaños vacíos, y los cristales rotos en las aceras. Y el miedo, el miedo se pierde, solo así podemos hablar de Democracia.

 

Elecciones en la patria

El otro día a propósito de as eleições para a Assembleia da República (sic) un amigo me mencionó en Facebook pidiéndome un comentatio.

Mi modestia no nace del interés por mi opinión de una persona que es once veces mejor politólogo, escritor y analista que yo.

Me apellido Barreto dos Santos, en mi familia somos más portugueses que españoles, pero eso no me hace mejor analista para asuntos lusos que a cualquier politólogo salido de somosaguas.
Yo, ni siquiera falo portugués.

Rúa da Saudade

De Portugal sabemos que no existe el fenómeno Podemos, debido a la disciplina y convicción de los militantes de izquerdas que cooptan o anulan cualquier adversario, que envidia!
Además de contar con un Partido Comunista que sigue siendo comunista y es el mayor influyente político y disciplinario en el sindicalismo.

Y la derecha se coaliga para evitar tanto las marcas blancas como las amenazas extremistas.

Tenemos a los del Partido Socialista, Sócrates le plantó cara a la Troika adelantando las elecciones. No quiso comprometer la siglas con las políticas de austeridad, pero no le importó ser un presunto corrupto, lo que ha contribuido a la pérdida de confianza de los votantes, se han quedado en 85 escaños.

El Bloco de Esquerra se fundó hace 16 años, quizá sea el más parecido a la formación de Pablo Iglesias, han logrado 19 representantes.
Tienen un discurso marxista con carácter feminista y canalizan parte del euroescepticismo.

La Coaliçao Democrática Unitaria integra al Partido Comunista, aunque tiene más poder municipal que cuota nacional han logrado tener 17 miembros en la Asamblea de la Republica.

La sorpresa la han dado los animalistas, Pessoas-Animais-Naturaleza, quinta fuerza con su jefe sentado en un escaño nacional.

La primera política, el Partido Socialdemócrata. En solitario en las islas tiene 5 diputados que se suman a los 99 de la coalición con los centristas. Portugal al Frente se queda así en 106 diputados y sin margen para alcanzar los 116 de la mayoría absoluta.

De Portugal aprendimos que la socialdemocracia está a la derecha.

También sabemos que los portugueses somos más papistas que el Papa, desde que entramos en la Unión Europea apostamos por la consolidación política de la Comunidad, queremos estar en la primera velocidad y demandamos más Europa.

En el Eurobarómetro número 74 publicado la Unión Europea aparece como mejor institución para regular y reformar el mercado financiero global, así como la coordinación como mejor forma de proteger a la ciudadanía, opinaron el 56%.
Un 70% considera positiva su adhesión, ¡y no es para menos tras el empujón en desarrollo que supusieron los fondos!
Esto hace que tan solo el Partido Comunista pide la retirada de la política monetaria.

En las elecciones que nos ocupan la abstención sigue instalada, es crónica, ha subido del 16% a más del 40% durante la Democracia.
Los nuevos partidos no canalizan el descontento de la población con los partidos tradicionales.

Por ello, la volatilidad del voto se disputa entre los partidos ya existentes.
Tenemos un norte conservador y un sur progresista, a solo siete puntos.

El sistema mayoritario de dos vueltas del Presidente de la República ha instaurado en la mentalidad colectiva que gana el más votado, y que si la izquierda no ha logrado una coalición preelectoral, no se respeta la voluntad del votante, y eso está feo.

Este no es un artículo que analice los resultados de mi patria, sino mi falta de ella.

Me he mudado mucho, mucho, mucho, en las fotos navideñas de mi infancia se aprecia el mismo árbol en distintos salones, se pueden coleccionar como los cromos sin miedo a tenerlas repes.

Nunca he sabido qué escribir cuando en el Workbook nos preguntaban Where are you from?
Nunca me he sentido de ningún sitio salvo de Madriz.
Pero cuando volví a Madrid a los 18, a la Complutense, tras 10 años conociendo la Marina Alta y la Baja, veraneando en CampoCámara y habiendo pisado una vez mi ciudad natal, pues una no sabe una muy bien quien es.

No es fácil ser lady catalonia en el trabajo y explicar que aprendí catalán en el colegio público del Poble Nou de Benitatxell.

Molesta no saber hablar portugués y que te miren como si fueras un americano sin pistola, a mi me tocó criarme en Madrid (por suerte la mejor ciudad del mundo) con un abuelo portugués y una abuela valenciana que apenas se entendían, y hablé portugués hasta que murió cuando yo tenía 10 años, y bastante rarita era ya la niña como para hablar sola.

Simplemente no sé de Portugal porque no he tenido oportunidad de conocerla, como tampoco a Bielorrusia.
Portugal es una patria desconocida, a la que protegeré y querré como se hacía en las novelas del amor cortés.
Defenderé que no somos una provincia, que ganamos una guerra, que echamos al fascismo con claveles y no entre flores, que nuestras playas son mejores, que el café de verdad se toma solo, nuestras mujeres son más guapas, nuestros hombres más apuestos y que, por supuesto, tenemos los apellidos en el orden correcto.

http://www.publicoscopia.com/tribuna-libre/item/4975-elecciones-en-la-patria.html