La ciudadanía europea

El hecho que tanto los derechos como las obligaciones que lleva consigo la pertenencia a la ciudadanía sean mutables hace que sea una tarea difícil describirla. La ciudadanía es un concepto normativo controvertido para el que no existen definiciones universales, T. H. Marshall (1998) lo denominó como un estatus social o de miembro que es codificado legalmente y confiere a los individuos que poseen ese estatus de miembro, tanto derechos como deberes en la forma de participación activa en los asuntos públicos[1].

Para Aguado i Cudolà el concepto ciudadanía desempeña cuatro funciones:

a) identificar a las personas que forman parte de una comunidad política, con un estatus definido por derechos y deberes;

b) sistematizar explicando y dando coherencia a normas las cuales definen la posición de los ciudadanos en relación a las autoridades públicas y el resto de los miembros de la comunidad, una coherencia que evite la aplicación fragmentaria de las reglas;

c) legitimar las instituciones públicas que gobiernan y administran; y

d) una función normativa que da contenido a la posición de los ciudadanos en relación con los diferentes niveles de poder y establecer los límites a los intereses legítimos de los Estados, y también permite comparar la situación jurídica del ciudadano con el resto de miembros de la comunidad[2].

Siendo Felipe González presidente del Gobierno se hizo en 1990 un memorándum en el que se señalaba que la noción de ciudadanía europea se configuraba en la dimensión dinámica o progresiva de derechos, los <<especiales básicos>> (elección de residencia y participación política) y de los <<nuevos derechos>> (protección diplomática, derecho de petición, reconocimiento y validez del servicio militar).

Aunque cuando se firmó Copenhague (1972) se hablaba de una <<diversidad de las culturas>> se recalcaba una civilización europea común. La inclusión social a través de la ciudadanía está estrechamente relacionada con formas étnicas y nacionales de exclusión, y la sociedad Europa del siglo de las luces continuó la práctica de exclusión de la polis griega combinando las delimitaciones antiguas con un categórico universalismo iusnaturalista[3].

No debemos olvidar lo que importaba el día que se empezó a hablar de Europa: la reconstrucción de un continente devastado y que dejásemos de resolver las diferencias a cañonazos, se puso sobre la mesa una unión comercial, un control de las materias que habían llevado la muerte y la gloria (el carbón y el acero), aprovechar una economía a escala entre Alemania y Francia.

La ciudadanía europea, se materializa en Maastricht (2002, Parte 2, Art. 17), y lo hace dándonos las claves de cómo se llega a ser un ciudadano europeo: ser nacional de un Estado miembro, y es más, esto no reemplaza a nuestra ciudadanía nacional, la complementa.

Quedando esto claro, es una misión importantísima acercarnos a los ciudadanos europeos y que conozcan qué tienen unos derechos como tales, que pueden incluso ser mejores que los nacionales.

El concepto de ciudadanía lo contemplamos como algo objetivo: la garantía a los derechos, los deberes y la dignidad de la persona que debe hacer efectiva el Estado, mientras que la nacionalidad es un concepto cada vez más subjetivo con el que podemos encontrar diversas nacionalidades en una sola ciudadanía.

Pero nos enfrentaremos a la paradoja de que el concepto de ciudadanía debe verse como una relación dialéctica, una tensión entre la universalidad de derechos y la exclusión de parte de los residentes en un Estado. Sobre la sociedad civil veremos lo complejo que puede ser diferenciarla del Estado.

[1] Wehr, Ingrid, 2006, “Hemos construido Europa, ¡ahora construyamos a los europeos! en Bravo villalobo, Paula (Comp.) 2006: La Europa de hoy: consideraciones políticas, jurídicas, económicas y medioambientales, Chile, Programa de Estudios Europeos, Universidad de Concepción, pág. 57

[2] Aguado i Cudolà, Vicenç 2009: “El sistema para la autonomía personal y la atención a las personas en situación de dependencia: los nuevos derechos de ciudadanía” en Aguado i Cudolà, Vicenç (Coord.): Servicios sociales, dependencia y derechos de ciudadanía, Barcelona, Atelier.

[3] Wehr, Ingrid, loc.cit.

📸 http://www.parainmigrantes.es

Anuncios

🔽J A U R Í A🔽

Cómo sabéis quienes me leéis habitualmente, hace meses que no escribo, por múltiples razones, y no creí que cuando volviese a levantar la persiana del blog fuese para hablaros de teatro.

Os vengo a recomendar Jauría, y os la vengo a recomendar porque es un espectáculo teatral que remueve conciencias, y sobretodo porque me he cansado de leer críticas de quienes acusan al director y al teatro de enriquecerse a costa de una violación.

Para empezar, no se recrea una violación, a María no le veréis ningún codo desnudo si es vuestro puritanismo el ofendido.

María Hervás es un grito de dolor reclamando, como víctima, que la escuchen. Repito, no os echéis las manos a la cabeza, con todo el respeto a Mediaset, esto no es una recreación de media noche en Telecinco, es simplemente, leer las declaraciones porque lo que se recrea es el juicio.

Les hemos pagado con nuestra audiencia y nuestros clicks a decenas de periodistas que han cubierto envuelta en morbo la actualidad del caso.

Mientras tanto, lo que el equipo teatral nos pone en evidencia es la connivencia que se produjo entre los policías, los jueces y los abogados con los acusados, con un magnífico trabajo de meses de ensayo, con una denuncia flagrante al sistema, mostrando la presión feminista en las calles que obligaba a pausar el juicio, detallando los cambios sociales y la revisión a la que hemos expuesto al poder judicial y como se ha cuestionado que la víctima tenga cuénta de Instagram mientras que follar a desconocidas sin condón es NORMAL.

Eso es lo que nos enseña Jauría.

No es una película porno basada en lo que ocurrió en un portal.

Y sí, claro que van a ganar dinero con Jauría, a la gente corriente le gusta ganar dinero con su trabajo. No sé harán ricos al precio que tienen las entradas como sí se están haciendo y mucho, año tras año en los teatros de Gran Vía, y la vida de Billy Elliot, por ejemplo, no es para nada una comedia, pero aceptamos que se haya descafeinado y olvidamos la lucha del colectivo LGTB.

María Hervás, su protagonista, demuestra sobre el escenario que merece todos los premios que ha recibido hasta ahora, y merece muchos más tras la obra. Sus lágrimas son reales, se pasa absolutamente toda la obra envuelta en lágrimas, y eso lo hace porque es una actriz militante, porque cuando nos tocan a una nos tocan a todas, porque ella es parte de esa mitad de mundo que ha venido a sufrir para que la otra mitad disfrute de la NORMALIDAD.

Los cinco actores que se suben al escenario a poner acento andaluz y hablar de lo normal que es follarse a una chica entre cinco hombres en un portal son la mayor muestra de deconstrucción de las masculinidades que veremos en toda esta década.

María espera que la víctima vaya a ver la obra, sin duda hay demasiadas víctimas de demasiadas manadas y sé que a alguna le ha ayudado acudir al teatro Kamikaze.

Por mi parte, sigo estremeciéndome, pero ya no les tengo miedo. Cómo nos ha enseñado Ana de Miguel, nos debemos sentir valientes de contar aquello que ellos se han atrevido a hacer. Y el equipo de Jauría simplemente está contando cómo siguen en libertad los únicos culpables de esa barbarie.

El dedo acusador apunta a ellos, han sido ellos, y ha sido todo el sistema que ampara que abusar de las mujeres es NORMAL.

Ojalá el texto de Jauría fuese solo ficción.

Gracias a Miguel del Arco, Jordi Casanovas, Fran Cantos, Álex García, María Hervás, Ignacio Mateos, Raúl Prieto, Martino Rivas y a todo el equipo que está detrás del cártel, por ser valientes.

Y sobretodo, hermana, yo sí te creo.
📸@teatrokamikaze



Aporofobia en Navidad

Qué bonita la Gran Vía. Qué bonita la Gran Vía en Navidad. Para iluminar las calles siempre hay dinero y excusas. Se ha preparado para dar la bienvenida al año nuevo, al año electoral.

Y le daremos la bienvenida como a una obra de ese teatro posmoderno e improvisado de los garajes de Lavapiés, como un escenario incierto, con programas que están lejos de ser idearios de partido de clase, y se aproximan más a un recetario de cocina creativa.

Mucho se podría escribir sobre organizar la rabia y defender la alegría, cuando ante la irrupción del fascismo en las instituciones andaluzas, la alcaldesa sonríe con el bol de magdalenas en el brazo en su recién inaugurada cuenta de Instagram.

Poco se ha reflexionado sobre qué suponía el “relaxing cup of café con leche in Plaza Mayor”, que ofrecía Botella a los aficionados del deporte olímpico, mientras prohibía a los turistas que se comieran el bocadillo sentados en la puerta de Sol.

Vivimos tiempos de cierta incertidumbre y confusión, tanto es así, que después de celebrar que llegase la izquierda a la alcaldía, seguimos con la sensación de estar siendo dirigidos por los de siempre, tal y como lo hacían siempre.

Puedes leer el artículo completo en su publicación original:

https://gacetinmadrid.com/2018/12/21/aporofobia-en-navidad/

La agenda política de los jóvenes fascistas

El pasado 8 de diciembre participé en la Escuela de Otoño de Diem25 a raíz de mi artículo en Público sobre el auge del fascismo entre los jóvenes. En esta organización política se definen como un movimiento democrático paneuropeo transfronterizo, y preocupados, como deberían estar todos los demócratas por el auge de la extrema derecha, me invitaron a relatar cómo surge y cómo vencer la posverdad y la intolerancia que culmina con la representación política en las instituciones.

Espero que disfrutéis tanto como yo en la sesión formativa, aquí os dejo el link a Youtube, y la presentación power point LA AGENDA POLÍTICA DE LOS JÓVENES FASCISTAS

Gracias por leerme, y ahora también por escucharme.

 

40 años de democracia no son nada

No decimos nada nuevo, ni hace falta unir a muchas cabezas pensantes, para saber que si en España se ha trivializado el término “fascista” es, en buena medida, porque no construimos la Democracia condenando a la Dictadura de Franco.

No podemos, ni queremos, juzgar de poco ambiciosos a los movimientos antifascistas de los años setenta y principios de los ochenta. O comulgaban o morían, y para muestra, los abogados laboralistas de Atocha.

A golpe de chantaje y de amenaza a “tiempos peores” hemos visto replegadas nuestras demandas de mayor cohesión social e igualdad de oportunidades. Si hoy podemos votar y elegir entre múltiples opciones del pluralismo político, es gracias al sudor, a las lágrimas, y sobre todo a la sangre de españoles y españolas, que hoy serían repudiados como izquierdistas antipatriotas por los herederos del mismo espíritu represor del 18 de julio.

 

Pues acceder al contenido completo en @El_Plural

https://www.elplural.com/politica/espana/analisis-vox-ultraderecha-democracia-aniversario-constitucion_207703102

logo-default-share

 

El drama de ser niño y migrante

Si algo le ha gustado siempre aplicar a los dirigentes de derechas sobre los jóvenes es el paternalismo. Ese paternalismo que se disfraza de sobreprotección, padres abnegados cuando lo que hacen es coartar la libertad de acción y pensamiento.

Y es que, mientras partidos de ultra derecha (porque sí, las politólogas podemos calificar y calificamos) hablan del PIN parental para que los menores no puedan recibir educación sexual en los colegios e institutos, Casado cree que los menores deben ir a prisión porque son totalmente responsables de sus actos delictivos. Entre su apuesta por la prisión permanente revisable, los twitteros y los menores de edad… parece que el nuevo pelotazo del ladrillo serán las prisiones.

Mientras se recrudece la situación de los menores de edad que acaban completamente solos en un país extranjero huyendo de la Guerra (con mayúsculas, nada de hambre, nada de miseria, eso es una Guerra), el líder de los populares nos habla de delincuencia, y no de cualquier acto delictivo, sino que menciona expresamente las violaciones, como ejemplo para pedir prisión para menores de edad.

Como si los miembros de la Manada estuviesen en libertad por ser menores de edad.

Como si le importasen las mujeres al partido que prmovió la brecha salarial, se opuso a la Ley del aborto y precarizó la atención a las víctimas de violencia de género.

Poco ha tardado el Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, Pau Marí-Klose en responderle y recuerda el artículo 37.b de la Convención de Derechos de la infancia: “La detención, el encarcelamiento o la prisión de un niño (…) se utilizará tan sólo como medida de último recurso y durante el período más breve que proceda”.

 

Puedes leer el articulo completo en @LaHoraDigital

https://lahoradigital.com/noticia/17742/el-drama-de-ser-nino-y-migrante.html

Captura

Jóvenes fascistas, su agenda política

En el Auditorio de Leyes de la Universidad de Guadalajara se pronunció por Salvador Allende el mejor discurso hasta ahora dirigido a la juventud. En el aniversario de su asesinato, cada once de septiembre, las redes sociales se inundan de carteles que resumen su mensaje aquel día: “Ser joven y no ser revolucionario es una contradicción hasta biológicaS.

e hace un llamamiento así a la generación que cuestiona las actitudes de la generación anterior, en España son los más republicanos en contraposición a una Monarquía Parlamentaria, creen en un país federal frente a un país de autonomías.D

urante casi una década, desde que comenzó a organizarse esa Juventud sin Futuro que dio paso al movimiento del 15M y más tarde se organizó políticamente en torno a los círculos de Podemos, en la Ciencia Política y en la Sociología española se argumentaba la fractura del sistema de partidos que nos caracterizaba, a favor de organizaciones situadas a la izquierda del panorama electoral, pero no de la derecha, puesto que la preocupación por la desigualdad de la sociedad española y la posición ideológica lo hacía imposible. Esta cuestión es un resumen simplista de la opinión de la expresidenta del CIS, Belén Barreiro, que indaga con muchísima más profundidad en su libro “La sociedad que seremos”. Esas cuatro Españas de las que habla Barreiro en 2017 (digital, analógica, empobrecida y acomodada) rechazan la desigualdad y la solidaridad es transversal. El 2010, el CIS registraba que el 90% de los electores de extrema derecha votaba al Partido Popular.

En esta casi última década, hemos estado muy atentos a lo que ocurría a la izquierda y hemos hecho el ejercicio de política europea comparada correspondiente para analizar porque había extrema derecha en todas partes menos aquí. Y al levantar la vista de los libros les hemos visto de frente en nuestras calles, ya no parecen tan pocos y están empezando a introducir temas en la agenda pública.

La principal diferencia entre lo que se decía de la extrema derecha antes y lo que se dice ahora radica en que el partido conservador, el Partido Popular, no atrae a esos electores, tampoco lo hace Ciudadanos ni si quiera entre los fascistas jóvenes.

Puedes seguir leyendo en Público https://blogs.publico.es/econonuestra/2018/11/28/jovenes-fascistas-su-agenda-politica/

La infancia que no sufre

Hoy es el día universal del niño y vais a leer mucho, muchísimo sobre niños que sufren. Porque si algo vende, es que los menores sufran, pasen hambre, tengan a su madre en prisión, se desconozca quién es su padre, sufran acoso escolar, fumen con 12 años y pierdan la virginidad sin recordar con quién a los 13… eso es lo que garantiza un clic rápido al enlace de un post que no supera las doscientas palabras.

El 20 de noviembre se celebra para recordar la aprobación de la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989 (y de la Niña, aunque antes no se utilizaba el lenguaje inclusivo, y porque todo lo que se firma en inglés, presume de género neutro aunque sea esa la excusa para no denunciar las particularidades de las menores que sufren por ser mujeres y no por ser menores, pero ese no es mi tema de hoy).

Podemos pensar, por un lado, en los compiten en las olimpiadas, en los mundiales, en los shows, en los concursos de barrio. De quienes entrenan más horas de las que sus padres pasan en la oficina, de quienes tienen el carné de la Federación antes de tener el carné de la biblioteca. Quienes nunca esnifarán pegamento en las callejones del barrio, pero sabrán perfectamente que se siente tras una infiltración antes de que les baje la regla o se hayan afeitado. Tendrán lesiones deportivas que se harán crónicas antes de sacarse el carné de conducir… pero nunca les faltará un plato en la mesa… por eso hoy nadie os hablará de ellos ni de ellas.

Sigue con la lectura en @ElObreroDigital 

https://elobrero.es/opinion/item/21575-la-infancia-que-no-sufre.html

Captura

Por la puerta del servicio

El Partido Popular siempre ha sido visto como la representación parlamentaria de la derecha más rancia de Europa, y ahora que le ha salido competencia por la derecha y por el centro, se debate entre procurarse miembros de las cruzadas y evangelizar colonias.

Se extiende en la neolengua de los salvadores, de ellos que son dueños de los valores tradicionales y del progreso (económico de libre mercado) el concepto de la igualdad, porque para ellos ya somos todos iguales, hemos tenido las mismas oportunidades, y quién no tiene más, es porque no se lo merece, porque no se ha esforzado, no tiene mérito, ni capacidad… porque no ha sabido aprovechar su tiempo, porque no apostó por la carrera universitaria correcta, la formación profesional correcta, se casó demasiado pronto o demasiado tarde, tuvo los hijos cuando la empresa la necesitaba… porque se arriesgó demasiado perdió… como si las cartas no las repartirse la banca.

Así que para ellos, vivimos en un mundo en el que el Gobierno está robando a los ricos que se han ganado cada euro de su patrimonio mediante la merecida herencia, la merecida SICAV y la merecida cuenta en Luxemburgo, para dártelo a ti, pobre miserable que no quisiste procurarte un trabajo de verdad y ahora reclamas que te suban el salario mínimo por reponer cartones de leche o recoger cebollas. Trabajar en el campo, trabajar limpiando escaleras, trabajar en las bateas… eso para ellos no es esfuerzo, es mala suerte.

El salario mínimo no es lo justo que garantiza la subsistencia de la clase trabajadora, el salario mínimo para ellos significa que te mereces eso, lo mínimo, y ya se preocupan ellos de contratos de formación, de media jornada, de economía de la miseria… para que aún te merezcas menos de lo mínimo.

Sigue con la lectura en @ElObreroDigital 

https://elobrero.es/opinion/item/19700-por-la-puerta-del-servicio.html

Captura

10 años lloviendo sobre mojado

La banca nunca pierde y el 15 de septiembre de 2008 con la quiebra de Lehman Brothers perdimos todos sin haber llegado nunca a apostar. Este pistoletazo de salida, simbólico, se ha acuñado posteriormente, en el análisis desde la perspectiva del tiempo transcurrido y de las consecuencias de la burbuja inmobiliaria y crediticia. En septiembre de 2008 muchos negaban la recesión, y otros muchos, ya llevábamos años desacelerados.

Las consecuencias de un crecimiento económico ficticio que se sustentaba en el ladrillo y en el hormigón, en el crédito personal e hipotecario, nos introdujo en el vocabulario y en el telediario el concepto “morosidad”, y entre los que llevábamos años en crisis nunca supimos lo que es un desahucio porque nunca nos pudimos permitir una vivienda en propiedad, y mucho antes de la quiebra del gigante norteamericano ya asumíamos con normalidad la mudanza anual al finalizar el contrato de alquiler.

Recuerdo en las transcripciones de grupos de discusión que se hicieron acerca del 15M y de la Crisis, un grupo de señoras que se identificaban como “clase media-alta”, que definían la crisis como: “comprar lo mismo pero no de la misma forma“. Mientras Coca-Cola anunciaba su deslocalización y decenas de personas eran condenadas al desempleo estructural, para un sector de la población la crisis había supuesto el paso de la lata a la botella de dos litros.

Algunos no sufrimos esa pérdida de capacidad adquisitiva, porque nunca la habíamos tenido. Ya llevábamos años practicando la economía colaborativa mucho antes de que desde las plazas se reivindicase el fin del consumismo capitalista: heredábamos la ropa y los libros de texto. La multipropiedad para las vacaciones suponía compartir habitación con el resto de primos en casa de la abuela.

Tras estos años de crisis, ya una década, que ha condenado a una generación entera a no tener recuerdos del milagro económico español, la ideología de clase es lo único que puede salvarnos.

Los ricos son más ricos que antes de la crisis porque saben que son ricos y siempre lo han sabido, y en consecuencia han actuado para defender sus intereses patrimoniales. Pero a los pobres, nos hicieron creer que éramos los nuevos ricos sin tener las herramientas para defendernos. Tras diez años de crisis, ya va siendo hora de darnos cuenta: ni fuimos ricos, ni somos ricos, ni seremos ricos.

Ser rico no es tener un sueldo que supere las cuatro cifras, una vivienda por cada miembro de la familia y seguro de salud para la mascota. Ser rico es un estilo de vida, y si no entras a formar parte de este club con plena legitimidad, tarde o temprano estarás fuera. Pero tuvimos a demasiadas familias convencidas que se habían hecho ricas y demostraban ante el mundo su estatus matriculando a sus hijos en colegios privados, viviendo fuera de la M-50 con un cuarto de baño por miembro de la familia y pasando el invierno en Baqueira y el verano en Mallorca.

 

Sigue con la lectura en @ElObreroDigital 

https://elobrero.es/opinion/item/18679-10-anyos-lloviendo-sobre-mojado.html

Captura