El drama de ser niño y migrante

Si algo le ha gustado siempre aplicar a los dirigentes de derechas sobre los jóvenes es el paternalismo. Ese paternalismo que se disfraza de sobreprotección, padres abnegados cuando lo que hacen es coartar la libertad de acción y pensamiento.

Y es que, mientras partidos de ultra derecha (porque sí, las politólogas podemos calificar y calificamos) hablan del PIN parental para que los menores no puedan recibir educación sexual en los colegios e institutos, Casado cree que los menores deben ir a prisión porque son totalmente responsables de sus actos delictivos. Entre su apuesta por la prisión permanente revisable, los twitteros y los menores de edad… parece que el nuevo pelotazo del ladrillo serán las prisiones.

Mientras se recrudece la situación de los menores de edad que acaban completamente solos en un país extranjero huyendo de la Guerra (con mayúsculas, nada de hambre, nada de miseria, eso es una Guerra), el líder de los populares nos habla de delincuencia, y no de cualquier acto delictivo, sino que menciona expresamente las violaciones, como ejemplo para pedir prisión para menores de edad.

Como si los miembros de la Manada estuviesen en libertad por ser menores de edad.

Como si le importasen las mujeres al partido que prmovió la brecha salarial, se opuso a la Ley del aborto y precarizó la atención a las víctimas de violencia de género.

Poco ha tardado el Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, Pau Marí-Klose en responderle y recuerda el artículo 37.b de la Convención de Derechos de la infancia: “La detención, el encarcelamiento o la prisión de un niño (…) se utilizará tan sólo como medida de último recurso y durante el período más breve que proceda”.

 

Puedes leer el articulo completo en @LaHoraDigital

https://lahoradigital.com/noticia/17742/el-drama-de-ser-nino-y-migrante.html

Captura

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: