Microhistoria de una marxista-feminista en el centro de Madrí

-Tejer y tomar café al otro lado del Río-

Hoy he ido de excursión a un barrio pijo del centro de Madrid.
Abro hilo (podéis encontrar esta microhistoria en Twitter @aida2santos) de mi experiencia con las mujeres nativas que allí habitan.

Nada más llegar aparece el repartidor de la Sweeps y conforme viene se va porque la camarera le dice que no tiene para pagarle.

Cuando voy a la mesa donde ya está una amiga me siento y se nos sienta una nativa en la mesa. La saludo pensando que es nueva en el grupo. Me contesta que qué hacemos allí que ella viene todos los días con sus amigas y que esa es su mesa.

Le dice mi amiga que somos varias, que no cabemos en otra mesa y que lleva un rato ya sentada (y con todo nuestro mundo Craft en la mesa) pero la mujer le contesta con todo su rollo pijo que han llegado a la par.

Total que como yo soy clasista pero al revés, a mí me dan asco los ricos del otro lado del río Manzanares, le digo amablemente que nos vamos a otra mesa. Ha estado sola tres cuartos de hora, es lo único que tienen la ricas estás de los cojones, que están más solas que la una.

Nos tomamos tres cafés, un bollo (sí el bollo fue para mí), dos tés y un chocolate, unos 15€ de ticket. Pero ya veis que la camarera no tiene para pagarle al de la Sweeps y no tampoco sabe cobrar con dos tarjetas en un ticket. 🤦🏻‍♀️

Nos sacamos nuestras cosas de #knitters y otra vieja rica le dice a su filipina, porque ya sabemos que estás viejas no tienen amigas si no es pagando, mira, ahora está de moda que tejan hasta los hombres, les enseñan en la cárcel.

Pero qué pasa, que su marido tenía una black y ha aprendido a coser en la cárcel por corrupto? Será hija de puta la vieja.

Cómo me jode cruzar el río.

Anuncios
Entrada siguiente
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: